Tauromaquia Mexicana

Argumentos en favor de la Fiesta (I)

Redacción – Foto: Archivo

Los jueves publicaremos parte de la documentación generada y enviada a esta redacción por Tauromaquia Mexicana, institución comandada por el matador José Saborit para la defensa y promoción de la Fiesta Brava en nuestro país

Hoy comenzaremos con la primera parte del documento titulado “Argumentos en favor de la Fiesta”, referente a los conceptos de “Ecología” y “Bienestar Animal”. La obra consta de siete apartados, a los cuales iremos dando salida los siguientes jueves.

  1. Ecología – Bienestar Animal

• Gracias a la tauromaquia existe la raza del toro de lidia; si no, desaparecería. No existe registro alguno que un antitaurino cuide, crie y mantenga a un toro de lidia.

• Sólo se sacrifica el 10 por ciento del ganado bravo en una plaza de toros.

• Es el único animal de consumo humano que puede ser indultado.

• El toro de lidia se come exactamente igual que cualquier otra res de consumo humano. Incluso su carne es de mejor calidad, ya que este animal fue criado con alimentación de primera, sin químicos para rápida engorda.

• Un toro de lidia es criado como deportista de alto rendimiento, con los mejores cuidados. Alimentación y veterinarios de primera

• El toro de lidia necesita vivir en extensiones amplias, en su vida goza de una libertad y calidad de vida insuperable por cualquier animal de consumo humano.

• El toro que se lidia en la plaza vive cuatro años, y en con una gran calidad de vida, a diferencia de las demás reses de consumo humano, que viven no más de año y medio, y en condiciones no tan favorables.

• El toro de lidia es transportado a la plaza de toros en camiones especializados, donde se vigila su salud e integridad física.

• Durante su vida, al toro de lidia se le cuida en todo momento para que sus facultades físicas no sean mermadas y pueda desarrollar toda su capacidad física el día de la lidia.

• Las ganaderías de toros de lidia generan riqueza de flora y fauna, se convierten clave en el equilibrio ecológico.

• El toro de lidia es el mejor protector de la dehesa al convivir en equilibrio y armonía con la flora y fauna autóctonas.

• El toro de lidia es la raza bovina más antigua del mundo. La documentación histórica sobre la procedencia de las ganaderías permite trazar el origen del ganado de lidia en los siglos XVI-XVIII.

• El toro de lidia sólo se puede torear una vez, ya que durante la lidia el toro va identificando la diferencia entre la muleta o capote y el ser humano, con lo cual, al volver a ser lidiado por segunda vez, embiste directamente al ser humano.

• Una vez toreado, no tiene sentido seguirlo manteniendo ya que su costo de manutención es muy caro; mejor se sacrifica para dar alimento a cientos de seres humanos, además de tener un beneficio económico.