Síntesis informativa

Miércoles 27 de noviembre

Por: Redacción – Foto: Archivo

Pizarro celebra 26 años de alternativa

La tarde del 27 de noviembre de 1993, en la plaza queretana “Provincia Juriquilla”, Federico Pizarro se convirtió en matador de toros al recibir los trastos de parte del maestro salmantino Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea”, bajo el testimonio de Jorge Gutiérrez. El ejemplar de la ceremonia llevó por nombre “Cazador”, de la ganadería de Fernando de la Mora.

La Plaza “Belmonte” se queda sin toros

En una amarga noticia para el toreo americano, la asolerada Plaza “Belmonte” de la ciudad de Quito ya no celebrará espectáculos taurinos. Y es que con la llegada del nuevo alcalde, Jorge Yunda, no fue renovado el contrato de arrendamiento con el empresario José Luis Cobo.  Cabe recordar que desde hace algunos años, en Quito está prohibida la celebración de festejos con la muerte del toro en el ruedo, lo que desembocó en la no celebración de las corridas en la Plaza Monumental dentro de la Feria del Jesús del Gran Poder, y solamente había actividad -sin muerte de las reses- en la “Belmonte”.

Un indulto histórico en La México

El 27 de noviembre de 1994, la Plaza México fue testigo de uno de los acontecimientos más relevantes de la última parte del siglo XX, pues aquella tarde tuvo verificativo el indulto del gran toro “Zalamero”, de la ganadería de Manolo Martínez, cuajado por Manolo Mejía. El astado tuvo mucho fuelle y bravura, acudiendo codicioso a muleta un Mejía que dio rienda suelta a la inspiración, quizá como pocas veces a lo largo de su carrera y en lo que fue una faena consagratoria.