Archivo histórico

Reses bravas en Nueva España

Por: Jorge Nacif Mina – Foto: Archivo

Muy importante es conocer sobre el origen de las reses bravas en México; sin embargo, este texto no traerá ningún dato nuevo, tal vez sólo refrescará la información que hace ya algún tiempo fue publicada por varios especialistas, de los que podemos mencionar a don Manuel Fernández de Velasco con el texto “Cortés y el inicio de la ganadería”, a don Daniel Medina de la Serna con el libro El Toreo en la Nueva España y a don Enrique Guarner con su Historia del Toreo en México.

Como dato más importante que curioso, nos dice don Manuel Fernández de Velasco, que “los indios empezaron a aficionarse a lidiar toros bravos, tuvieron que conformarse con ejecutar sus faenas en el campo, sobre todo cuando se hacía el rodeo o herradero”.

Se habló de un tal Juan de Peralta, vecino de la Ciudad de México y pariente de Hernán Cortés, que entre los años de 1575 y 1580, escribió un libro editado en España, de Albeitería 1, en el cual narraba que “la multiplicación en la Nueva España del ganado de lidia fue increíble. Toros no se encerraban en las fiestas menos de setenta y ocho, que los traían de los chichimecas, escogidos y bravísimos”.

Hablando de ganaderías, del decir de los conocedores aquí citados, para el año de 1554 “se encontraba bien multiplicada la más célebre de todas las ganaderías bravas de aquel entonces, la de Atenco”. Daniel Medina de la Serna nos instruye que “…ha sido durante mucho tiempo lugar común, una cita inevitable, típica y tópica, al tratar de estos asuntos, es recordar que fue el Licenciado Juan Gutiérrez Altamirano, primo, apoderado y veedor de Hernán Cortés (…) quien trajo a esta Nueva España los primeros toros bravos, fundando así la primera ganadería brava mexicana (…) en el Valle de Toluca, con más precisión en el pueblo de Calimaya…”2

Se cuenta, que el pie de cría de la ganadería de Atenco inició en 1552, fueron doce pares de toros y vacas bravas importadas de las dehesas Navarra (Carraquiri) que producían toros pequeños de codicia ligera y fácil, en oposición de los castellanos de gran alzada poder y dureza 3.

1 La Real Academia de la Lengua Española define: Albeitería de Albéitar: F. Veterinaria.

2 Medina de la Serna, Daniel. “El toreo en la Nueva España”. Bibliófilos Taurinos de México A.C. Primera edición. México 1997. Página 6.

3 Óp. Cit. Medina de la Serna, Daniel, página 6.