Evocación

Manolete confirma en México

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: Archivo

El mítico maestro del toreo Manuel Rodríguez “Manolete” confirmó su alternativa en la Ciudad de México el 9 de diciembre de 1945, en el majestuoso escenario del Toreo de la Condesa

Aquel domingo, El Monstruo de Córdoba ratificó el doctorado llevando como padrino a uno de los toreros con los que rivalizaría en nuestro país, el maestro texcocano Silverio Pérez, mientras que Eduardo Solórzano fungió como testigo. El burel de la ceremonia se llamó “Gitano”, de Torrecilla.

Manolete no decepcionó a todos aquellos que, expectantes, llenaron el coso para verlo torear. A este “Gitano” le cortó oreja y rabo -como es estilaba aquel entonces-, y dio hasta tres vueltas al ruedo ante el júbilo de la afición capitalina. El segundo de su lote le pegó una cornada y ya no pudo culminar su obra.

Como dato anecdótico, la cabeza del mencionado toro “Gitano” fue subastada hace algunos años por la reconocida Casa Christie´s. Por muchos años perteneció al empresario Alfonso Gaona, quien después se la vendió al aficionado cordobés José Ángel Ramírez Guillén.

Manolete llegó a México ya convertido en toda una figura del toreo, de ahí la máxima expectación que causó su debut en el Toreo de la Condesa aquel día hace 74 años.

La Real Maestranza de Sevilla fue el coso que lo vio nacer como matador de toros. Manolete recibió el doctorado de manos de Manuel Jiménez “Chicuelo”, completando el cartel Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”, ante toros de Clemente Tassara, el 2 de julio de 1939.

Nacido el 4 de julio de 1917, Manuel Rodríguez Sánchez formó parte de la Escuela Taurina de Montilla, en Córdoba, y el 25 de mayo de 1935 debutó como novillero, lo que ocurrió en Tetuán de las Victorias, Madrid. Manolete era hijo de un matador de toros, del mismo nombre y apodo.

Luego de tomar la alternativa, confirmó en Las Ventas de Madrid el 12 de octubre de 1939, llevando como padrino a Marcial Lalanda y ante ejemplares de la ganadería de Antonio PérezManolete vestía un terno en celeste y oro, y el toro de la ratificación del doctorado se llamó “Tejón”.

Par de meses después de la referida confirmación, el 5 de febrero de 1946 tomó parte en la corrida inaugural de la Plaza México, a lado de Luis Castro “El Soldado” y Luis Procuna, ante seis ejemplares de San Mateo. Manolete paseó la primera oreja concedida en la historia del coso, al toro “Fresnillo”, segundo de la tarde.

Genio y figura del toreo, Manuel Rodríguez “Manolete” dejó muchas faenas para el recuerdo. Una de las más importantes fue en Las Ventas de Madrid, el 6 de julio de 1944, en la corrida de la Prensa y al toro “Ratón”, de la ganadería de Pinto Barreiro, un sobrero al que cuajó y le tumbó las dos orejas.

Su muerte ha sido tan recordada como todas sus gestas en los ruedos. Aquel 28 de agosto de 1947 sufrió la cornada mortal por parte de “Islero”, de Miura, en la plaza de Linares. Al entrar a matar, el pitón del ejemplar destrozó el paquete arterial venoso del muslo izquierdo y Manolete dejó de existir la madrugada siguiente.