El torero de la semana

Rodrigo Santos
Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: JRN

Uno de los principales exponentes del “Arte de Marialva” en la historia de México es, sin lugar a dudas, el maestro Rodrigo Santos. Matador de toros a caballo, el potosino construyó una trayectoria basada en el profundo conocimiento de la lidia a la jineta, lo cual fue pie y simiente para lograr la espectacularidad.

A pesar de retirarse en la Plaza México hace más de tres años -en diciembre de 2016-, su paso por los ruedos sigue intacto. Su condición de figura le llevó a “tirar del carro” en materia de rejoneo en nuestro país y a través de su ejemplo se inspiró más de una generación de toreros.

Nació en Ciudad Valles, San Luis Potosí, el 9 de febrero de 1966. A los 21 años debutó como profesional, para posteriormente recibir la alternativa en la Plaza México. Tal acontecimiento tuvo verificativo el 18 de marzo de 1990, cuando Jorge Hernández Andrés le doctoró en presencia de José María Fuentes, frente a un toro de Los González.

Rodrigo Santos no solamente impregnó los ruedos mexicanos, sino que eslabonó campañas en otras latitudes e, incluso, en territorio europeo.

Cabe resaltar que tuvo el privilegio de presentarse en la catedral del toreo a caballo, como lo es la plaza de “Campo Pequeño”, en Lisboa, Portugal, conde confirmó su alternativa el 18 de septiembre de 1988. Llevó como padrino al maestro Joao Ribeiro Telles y completó el cartel Francisco Nuncio, en la lidia de un encierro de Brito Paes.

Siempre defensor de la competitividad en los ruedos, Santos mantuvo intacta su creatividad. Prueba de ello es su aporte al mundo del rejoneo con la creación de una espectacular suerte, como lo es “La Santina”.

 

Galería fotográfica

Imágenes: Jorge Raúl Nacif