Evocación

Manolo Dos Santos

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: TM

Hace 70 años -el 8 de enero de 1950- se presentó en la Plaza México el maestro portugués Manolo Dos Santos, por lo que aquella tarde fue la de su confirmación de alternativa en el monumental coso de la capital de la República.

La combinación fue de auténtico lujo para la ceremonia de ratificación del doctorado, pues fue nada más y nada menos que el gran Silverio Pérez el encargado de la cesión de trastos.

Como testigo fungió Manuel Capetillo y los ejemplares procedieron de la ganadería de Pastejé. El toro de la confirmación llevó por nombre “Perdiguero” y el lusitano Dos Santos obtuvo un triunfo destacado, ya que le cortó las dos orejas y salió a hombros.

Manolo Dos Santos nació en Golega, Portugal, el 11 de febrero de 1925. Su primera alternativa la tomó en La México, de manos del maestro Fermín Espinosa “Armillita” y ante el toro “Vanidoso”, de Pastejé, el 14 de diciembre de 1947. Aquel día sufrió una dura cornada de femoral.

Volvió a España y actuó de nuevo como novillero, para tomar su segunda y definitiva alternativa el 15 de agosto de 1948, de manos de Manuel Jiménez “Chicuelo” El Andaluz como testigo, en la Real Maestranza de Sevilla, delante de un astado de Villamarta.

Figura indiscutible del toreo, Dos Santos cortó en una tarde cuatro orejas y dos rabos en la Plaza México, lo que ocurrió semanas después de la confirmación que hoy recordamos, el 26 de enero de 1950. El Lobo Portugués cuajó a los toros “Goloso” y “Chato”, acartelado con El Soldado y Silverio Pérez.

Graves percances frenaron su trayectoria y ya en la década de los sesenta fue empresario del coso lisboeta de Campo Pequeño. Su muerte ocurrió tras un fatal accidente de tránsito el 18 de febrero de 1973, en la ciudad de Lisboa, Portugal.