El torero de la semana

Jorge Gutiérrez

Por: Jorge Raúl Nacif  – Foto: JRN

“El torero de todos los toros” es sin duda el apelativo que mejor puede describir al maestro Jorge Gutiérrez, pues era admirable su capacidad para entender a cada ejemplar y darle su lidia adecuada, en planteamientos que no estaban exentos de clase y buen gusto, para así dar origen a los tintes artísticos que también le caracterizaron.

Jorge fue uno de los toreros mexicanos más importantes de la última parte del siglo XX y principios del XXI .Fue en la ciudad de Tula, Hidalgo, donde Gutiérrez vio la luz por vez primera aquel 27 de febrero de 1957.

Su debut como novillero tuvo lugar en la plaza “La Florecita”, de Ciudad Satélite, Estado de México, el 15 de febrero de 1976. Jorge se presentó en la Plaza México la tarde del 26 de junio de 1977, matando una novillada de Santoyo a lado de Francisco Acosta “Paquiro” y Alfredo Gómez “El Brillante”.

El Coloso de Tula recibió la borla como matador la tarde del 11 de febrero de 1978, en la Plaza México. Gutiérrez llevó como padrino al maestro Manolo Martínez, que le cedió un ejemplar de Javier Garfias ante el testimonio de otro de los toreros más importantes de la época, Curro Rivera. El toro de la ceremonia llevó por nombre “Perla Negra”.

El 22 de mayo de 1982, Gutiérrez confirmó el doctorado en Las Ventas de Madrid, durante la Feria de San Isidro. Fue su padrino el mítico Antonio Chenel “Antoñete”, mientras que Manolo Vázquez fue el testigo, esto ante el toro “Berlinés”, de Celestino Cuadri. Tan sólo cuatro días después, volvió a partir plaza en este escenario y paseó una oreja.

Entre sus grandes tardes se encuentra la del 25 de enero de 1981, cuando indultó al toro “Poco a Poco”, de San Martín, en La México. Éste, fue el primero de tres indultos que el maestro tuvo en el coso de Insurgentes, pues en las siguientes décadas igualó el logro.

El 17 de marzo de 1996 bordó e indultó a “Giraldillo”, de Manolo Martínez, tarde en la que dio su última vuelta al ruedo en esta plaza el maestro Manolo, como ganadero. El tercer indulto en la monumental tuvo lugar un 16 de diciembre de 2001, al toro “Fenómeno”, de Julio Delgado.

Además, paseó dos rabos en La México. El primero tuvo verificativo en 1991 cuando cuajó a un ejemplar de La Gloria. El segundo aconteció en 1992, ante un toro de San Martín. Fue precisamente a inicios de la década de los noventa cuando Jorge se consagró como una figura del toreo.

Entre otros datos de su trayectoria, cabe destacar que Gutiérrez fue el encargado de convertir en matador a José Tomás, lo que ocurrió en La México la tarde del 11 de diciembre de 1995, con Manolo Mejía de testigo y ante el toro “Mariachi”, de Xajay.

Jorge dijo adiós a los ruedos el el 4 de febrero de 2007, tarde en la que hubo poca suerte con el ganado y terminó por cortarle la oreja a un toro de regalo, de la ganadería de Carranco, vacada propiedad de su suegra. Desde aquel día no ha vuelto a vestir el terno de luces, aunque hace tres años toreó un festival en Querétaro y desorejó a su novillo.