Editorial

Apertura del circuito

Por: Jorge Raúl Nacif – Director

Durante la última década, el circuito taurino se fue cerrando cada vez más. Las temporadas y ferias de México eran construidas casi siempre con los mismos nombres de toreros e incluso los carteles eran repetidos sin ton ni son.

Debido al surgimiento y resurgimiento de varios espadas, es momento para que el tema tenga una mayor apertura, más allá de los tantos intereses e injusticias que, de todos es sabido, existen en el entorno taurino y en prácticamente cualquier ámbito de la vida.

Algunas empresas ya lo han entendido así y comienzan a presentar carteles dotados de una mayor variedad, en los que se hace justicia a esos toreros que habían permanecido olvidados, mismos que dan un golpe de atención para tener merecida repercusión. También algunos de los más jóvenes espadas han aprovechado sus escasas oportunidades, por lo que merecen más.

La recién concluida Temporada Grande de la Plaza México es prueba de ello. Hubo “zambombazos” que pegaron toreros que habían permanecido fuera del circuito taurino y que ahora deberán torear en todas las plazas para refrescar la baraja mexicana con su tauromaquia.

Tal es el caso de José Mauricio, cuyo concepto artístico enamoró una vez más a la afición capitalina. Ahora mismo, el torero avecindado en San Luis Potosí tiene en puerta un buen número de fechas, las cuales marcan el camino para su consolidación e ir labrando el objetivo de convertirse en figura.

Uriel Moreno “El Zapata” está muy placeado, pero es momento de volver a las principales ferias de México y actuar en todos los cosos de primera categoría. Jerónimo es otro torero maduro que en La México demostró ser uno de esos diestros que tiene toda la capacidad para encabezar carteles importantes, al igual que José Luis Angelino y Ernesto Javier “Calita”, que cuenta con un talento que no se borra pese a escuchar los tres avisos en la campaña

De los jóvenes, hay que destacar a José María Hermosillo, que en el arranque y cierre del serial demostró ser un sólido prospecto. Leo Valadez es otro de los chavales que mostró merecer mayores contratos, al igual que Antonio Mendoza, Gerardo Rivera, André Lagravere “El Galo” y el rejoneador Santiago Zendejas.

Lorenzo Garza Gaona emprendió una huelga de hambre para exigir su confirmación, pero no fue tomado en cuenta. No obstante, algunas empresas le ofrecieron contratos y el torero de dinastía ha estado aprovechando a cabalidad las oportunidades, así que es otro nombre importante a tomar en cuenta.

Aunque no tuvo la oportunidad de estar en la Temporada Grande, Angelino de Arriaga es un torero que puede dar mucho. También lo merece Hilda Tenorio, que ha plantado cara, así como Juan Pablo Llaguno o Antonio Romero. También resultaría interesante ver a Michelito Lagravere en mayores festejos en la parte central de la República Mexicana, además de la evolución de Fermín Espinosa “Armillita IV” y una oportunidad de mostrarse para toreros como Luis Ignacio Escobedo, entre algunos más.

Finalmente, y un poco al margen del tema central, fue extraño e inmerecido no ver a Sergio Flores en la segunda parte de la Temporada Grande, pues es uno de los toreros más importantes del momento y además cortó una oreja de peso en su actuación de diciembre. Desconocemos los motivos como para emitir un juicio, pero a los aficionados les hubiera gustado verlo en otra corrida.