Evocación

La alternativa de El Soro

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: Archivo

Ejemplo de superación personal y profesional, Vicente Ruiz “El Soro” dio el paso a matador de toros la tarde del 14 de marzo de 1982, en la plaza de Valencia y dentro de los festejos de la feria. El padrino de la ceremonia fue el maestro Paco Camino, mientras que por testigo fungió Pepe Luis Vázquez.

El aquel entonces joven espada lidió a un toro llamado “Graciado”, de Torrestrella, que fue el de la ceremonia de alternativa. Luego de la cesión de trastos, el toricantano tuvo una tarde exitosa y conquistó la salida a hombros al conseguir un rotundo triunfo de tres orejas.

Nacido en Foios (Valencia), España, el 30 de mayo de 1962, Vicente Ruiz contaba todavía con 19 años al momento de convertirse en doctor en tauromaquia. Creció en una familia taurina, pues su padre fue novillero, y desde muy corta edad descubrió una profunda vocación para dedicar su vida al toreo.

Confirmó el valenciano en Las Ventas de Madrid el 21 de mayo del mismo 1982, con Rafael de Paula y Pepín Jiménez, toros de la ganadería de Marqués de Domecq.

El Soro fue siempre un torero entregado, variado y espectacular, creativo en el segundo tercio pero sin dejar de lado la chispa del arte. No obstante, su carrera fue marcada también por serios percances y lesiones que pusieron a prueba su capacidad y fortaleza.

Como dato anecdótico, Vicente estuvo presente la tarde del 26 de septiembre de 1984 en Pozoblanco, a lado de Yiyo, cuando Paquirri perdió la vida. Un año después, el 30 de agosto de 1985, un toro mató a Yiyo en Colmenar Viejo, por lo que El Soro es el único sobreviviente de aquel cartel en Pozoblanco.

La carrera taurina de El Soro se vio truncada el 8 de abril de 1994, en Benidorm, cuando quedó destrozada la rodilla izquierda. Un calvario de 20 años vivió el torero valenciano, con un sinnúmero de intervenciones quirúrgicas y la profunda ilusión de volver a torear.

Su fortaleza mental lo sacó adelante y, ante propios y extraños, volvió a enfundarse el traje de luces el 17 de agosto de 2014 en la localidad valenciana de Xátiva, con una pierna biónica y un corazón que no le cabe en el cuerpo. A recordar su actuación de 2015 en la Feria de Fallas, en Valencia, donde todo el planeta de los toros lo vio entregarse sin reserva.