El torero de la semana

Federico Pizarro

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: JRN

De manera natural, la tauromaquia de Federico Pizarro tiende hacia la clase. El concepto siempre resulta clave para un torero, pues la línea que marca su sendero es prenda de la autenticidad que hay que tener frente a la cara de los animales bravos.

Federico, nacido un 2 de diciembre de 1971, llegó a la alternativa luego de una muy interesante campaña novilleril que duró poco más de tres años. Y es que debutó de luces el 8 de abril de 1990, en la plaza de Apizaco, Tlaxcala, como parte de una combinación integrada por Alfredo Zamora, Mario Varela, Uriel Moreno “El Zapata”, Alejandro Ferrer y Mario del Olmo.

Debutó en la Plaza México el año siguiente, el 16 de junio de 1991, para estoquear una novillada de De Santiago. Compartió con Jorge Mora y también con Alfredo Ríos “El Conde”.

El 27 de noviembre de 1993, Federico Pizarro tomó la alternativa en la plaza “Provincia Juriquilla”, coso que se ubica en la ciudad de Querétaro.

Aquella tarde, Pizarro se convirtió en matador de toros al recibir los trastos de parte del maestro salmantino Pedro Gutiérrez Moya “Niño de la Capea”, bajo el testimonio de Jorge Gutiérrez. El ejemplar de la ceremonia llevó por nombre “Cazador”, de la ganadería de Fernando de la Mora.

Una vez convertido en matador, Pizarro confirmó en la Plaza México el Día de Navidad, 25 de diciembre de 1994, curiosamente llevando nuevamente como padrino a Niño de la Capea y como testigo a Jorge Gutiérrez, ante un encierro de la vacada de Javier Garfias.

Esa misma Temporada Grande en Insurgentes, pero ya en la recta final, concretamente el 26 de marzo de 1995, logró uno de los mayores triunfos a lo largo de su trayectoria, ya que le cortó las orejas y el rabo al estupendo toro “Consentido”, de Xajay, misma tarde en la que Miguel Espinosa “Armillita” se llevó los máximos trofeos de “Vidriero”, de De Santiago.

Su debut en territorio europeo se llevó a cabo el 13 de septiembre de 1997, cuando hizo el paseíllo en la plaza de la localidad francesa de Dax a lado de Richard Millian, Rui Bento Vasques, Dinastía, Rafael Gastañeta y Antonio Ferrera, en la lidia de toros de la ganadería de Baltasar Ibán.

El torero capitalino se cortó la coleta el 13 de enero de 2019 en la Plaza México, dejando la huella indeleble del arte verdadero.

Galería fotográfica

Imágenes: Jorge Raúl Nacif