Tauromaquia Mexicana

Dimensionamiento (VII)

Por: Redacción – Foto: Archivo

Capítulo III

Impacto económico tauromaquia

En este capítulo se presenta el impacto económico de la tauromaquia.

Para ello se presenta el valor de las transacciones realizadas por los diferentes eslabones de la cadena productiva, tanto en cuanto a la adquisición de bienes y servicios, como a la contratación de personas para la producción y provisión de los bienes y servicios en cada eslabón de dicha cadena.

3.1 Derrama económica de la tauromaquia

A lo largo de la cadena productiva del toro bravo, la derrama económica es más evidente a nivel de la ganadería y al final de la cadena, en la etapa de uso final del animal.

3.1.1 Ganaderías

Las ganaderías de toros bravos se identifican por el tipo de encaste, con características fenotípicas y genotípicas particulares en sus bovinos. Para ello, mediante la tienta de los ganaderos, buscan los tipos de toros que les sean distintivos.

Las ganaderías, además de emplear personas para el cuidado y manejo de los animales, demandan bienes y servicios tales como alimentos balanceados, forrajes, fármacos, servicios veterinarios y transporte, entre otros. Por ello, uno de los mayores impactos económicos a lo largo de la cadena productiva del bovino bravo se da a nivel del eslabón primario, concretamente en la cría y desarrollo del ganado bravo. En ese sentido, por concepto de alimentos balanceados, combustibles, fármacos, forrajes, inseminación, servicio mecánico, servicio veterinario, mano de obra y otros insumos las ganaderías erogan $819,198,963.

a) Alimentación

Desde el nacimiento del becerro, éste debe contar con la alimentación adecuada para asegurar su desarrollo morfológico para el fin que está destinado, para lo cual durante la etapa de crecimiento y desarrollo se emplean alimentos balanceados, y como complemento se emplean alfalfa henificada, paja de cereales y ensilados. De acuerdo al número de ganaderías registradas y al tamaño del hato promedio, se estima que por concepto de alimentos para el ganado bravo se tuvo una derrama en 2015 del orden de $505,048,754, de los cuales el 75% corresponde a alimento balanceado y el restante 25% a forraje; es decir, $378,786,565 y $126,262,188, respectivamente.

b) Fármacos

Para mantener el nivel de sanidad del ganado bravo dentro de las instalaciones de la ganadería, cada ganadero destina, en promedio, $40,866 anualmente para tal efecto. Considerando que se tienen 262 ganaderías registradas, el gasto total realizado por las ganaderías en su conjunto en medicamentos fue de $10,706,892 en 2015.

c) Servicios de inseminación

Por lo que a servicios de inseminación respecta, las ganaderías erogaron un total de $7,598,000; considerando que en promedio las ganaderías cuentan con 232 vientres, de los cuales el 10% se inseminan de manera artificial. Lo anterior representa un gasto de alrededor de $29,000
anuales por ganadería por este concepto.

d) Servicios veterinarios

También las ganaderías requieren de servicios veterinarios para mantener la salud del hato. Dichos servicios cuestan, en promedio, $63,432 por ganadería al año; lo que significó que el egreso de los criadores de ganado bravo por este concepto ascendiera a $16,619,184 en 2015.

e) Servicios mecánicos

Dada la maquinaria y vehículos de que se dispone, las ganaderías tuvieron un gasto aproximado conjunto de $30,392,000 anual por concepto de servicios mecánicos; estimándose que dicho gasto por ganadería asciende, en promedio, a $116,000.

f) Otros gastos

Además de los gastos centrales para el funcionamiento y manejo de las ganaderías, se tienen otros gastos en los que se incurre, como son el pago de servicios de agua y electricidad, representando anualmente un gasto por ganadería de aproximadamente $81,677; lo que significa un total anual erogado por todas las ganaderías de $21,396,754.

En cuanto a otros gastos, estos incluyen el transporte de materias primas y otros productos, además de la depreciación de los vehículos. Este tipo de gastos ascienden, en promedio por ganadería, a $131,281 anuales, por lo que la erogación conjunta anual se estima en $34,395,779. Considerando el total de otros gastos, éste es del orden de $55,792,533 anuales