Evocación

El doctorado de Del Olmo

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: Flórez

La tarde del 4 de abril de 1992 recibió la alternativa el matador tlaxcalteca Mario del Olmo, dentro de una emotiva ceremonia que tuvo como sede la plaza “Silverio Pérez”, de la localidad de Texcoco, Estado de México, dentro de la tradicional Feria del Caballo.

Aquel día tan especial, el toricantano llevó como padrino al maestro David Silveti, en tanto que el testigo fue el maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”, en un cartel de auténtico lujo.

Para los datos estadísticos, el toro del doctorado llevó por nombre “Flor de Canela”, con 487 kilos,  y perteneció a la ganadería de Fernando de la Mora.

Mario del Olmo nació en Apizaco, Tlaxcala, el 17 de septiembre de 1972. Debutó como novillero cuando contaba apenas con 16 años de edad y en la Plaza México se presentó la tarde del 7 de junio de 1991, en la lidia de un encierro de Montecristo y acartelado con Arturo Manzur y Carlos Alberto Barbosa.

Tras el doctorado, confirmó en el coso monumental de Insurgentes el 12 de diciembre de 1993. Como hecho anecdótico, padrino y testigo fueron los mismos que en día de su alternativa, pues David Silveti le cedió los trastos en presencia de Armillita Chico, pero ahora ante un toro de Real de Saltillo. El astado se llamó “Mariano”.

Hermano mayor del también matador Mariano del Olmo, Mario se retiró de los ruedos relativamente joven, aunque ha permanecido ligado a la Fiesta Brava de alguna u otra manera,  realizando labores tanto de empresario como de apoderado taurino.