El torero de la semana

Eulalio López “Zotoluco”

Por: Jorge Raúl Nacif – Foto: Archivo

Raza y maestría son dos de las cualidades más sobresalientes en el maestro Eulalio López “Zotoluco”, cuya huella permanece indeleble a tres años de su despedida de los ruedos. Su historia fue construida con base en una determinación a prueba de fuego

Zotoluco nació el 12 de enero de 1968, en Azcapotzalco, Ciudad de México, en medio de una familia con profundas raíces taurinas y una importante dinastía de picadores. El apodo viene porque sus tíos nacieron en Zotoluca, ganadería tlaxcalteca, y por lo cual les llamaban “Zotolucos”.

El  24 de abril de 1983 debutó como novillero en Lomas Verdes, Naucalpan, Estado de México, alternando con Gerardo Tovar, Salvador y Alfonso Gómez, ante astados de San Fernando. Se presentó en la Plaza México 22 de julio de 1984, con novillos de La Laguna, acartelado con Manuel Lima y Curro Cruz. Entre 1984 y 1986, torea siete novilladas en la Plaza México.

Tomó la alternativa el 20 de julio de 1986, en San Buenaventura, Coahuila, de manos de Fermín Esinosa “Armillita” y, como testigo, Javier Escobar “El Fraile”, ante ejemplares de La Playa.

Confirmó la alternativa en La México el 26 de Noviembre de 1989, de manos de Manolo Mejía y bajo el testimonio de Sergio González, lidiando toros de Rancho Seco. Hace lo propio en Las Ventas de Madrid el 23 de marzo de 1997, apadrinado por Manolo Sánchez y de testigo Óscar Higares, ante toros de Conde de la Maza.

Para la historia el hecho mismo de matar toda la camada de la legendaria ganadería de Miura en el año 2001, en plazas de España y Francia. Y no solamente cumplió la gesta, sino que obtuvo triunfos ganados verdaderamente a ley.

Al paso del tiempo y con base en el esfuerzo de cada día, Zotoluco consiguió abrirse camino para constituirse en una figura del toreo que tiró por muchos años del carro de la Fiesta Brava en México.

Galería fotográfica

Imágenes: Jorge Raúl Nacif