Editorial

Merecido reconocimiento

Por: Jorge Raúl Nacif – Director

El mes pasado se cumplió el aniversario número 87 de la fundación de la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros, hombres de plata a los que generalmente poco se les reconoce y no cuentan con gran exposición, pese a que son eje importante dentro de nuestra Fiesta.

Nos parece que es momento de reivindicar la figura de estos hombres.  Hace poco una persona nos preguntó: “Y aquel, ¿es torero o subalterno?”. Desgraciadamente la percepción del gran público va por este camino, por lo que consideramos oportuno reconocer que sí, que tanto picadores como banderilleros y puntilleros son, ciertamente, toreros, y con todas las de le ley.

La función de los subalternos es primordial; sin ellos, sería muy difícil o prácticamente imposible la lidia de un toro bravo en el ruedo. Sus funciones no se limitan a ser, simplemente, “ayuda o apoyo” para el matador en turno, sino que de su trabajo puede desprenderse, en menor o mayor medida, el resultado final.

Y es que, por ejemplo, un puyazo colocado y en su justa dimensión propicia que el rendimiento del toro en el ruedo sea mejor, y por ende, que las posibilidades de éxito para el matador en turno puedan ser más consistentes, y en general beneficiando al espectáculo.

La correcta brega de un subalterno también es vital para el desarrollo de la lidia y del toro. Su eficacia aporta… su ineficacia perjudica; así de simple y de importante. De igual modo la colocación correcta de banderillas, y qué decir de la función de los puntilleros, que incluso pueden llegar a borrar orejas si es que no son certeros.

No, amigos, los subalternos no son convidados de piedra en las corridas o novilladas. Realmente se juegan la vida dentro del redondel y de verdad su aportación resulta clave en el desarrollo de la lidia, y nos parece que su labor es digna de reconocimiento y aplausos, algo que pocas veces tienen.

Así como hoy en día contamos con buenas camadas de jóvenes matadores y novilleros, que ya hemos analizado en espacios anteriores, también tenemos muy buenos prospectos en el terreno de los subalternos, gente joven que viene apretando fuerte para ganarse un lugar destacado dentro de la unión.

La enhorabuena por estos 81 años de trabajo y esfuerzo de la unión, esperando que todo mejore y pronto se retome la actividad tras esta desgraciada pandemia del Coronavirus.