Editorial

Orígenes de la crónica

Por: Jorge Raúl Nacif – Director

Aunque ya existían antecedentes en cuanto a la relación de lo sucedido en un festejo, se considera históricamente como la primera crónica taurina el texto publicado el 20 de junio de 1793 en el Diario de Madrid.

Aquel texto, describía lo sucedido en una función taurina celebrada en Madrid el 17 de junio de 1793, en la que se corrieron toros por la mañana y por la tarde. Según relata el texto, fueron seis astados en la parte matutina y 12 en la vespertina, lidiados por los hermanos Pedro, José y Antonio Romero.

Como dato anecdótico, la crónica fue firmada simplemente por “Un curioso” y enviada al Diario de Madrid “por si gustan darla a la prensa”.

A continuación reproducimos, de forma íntegra, aquel histórico texto que es considerado como la primera crónica taurina, en la que se da preponderancia, como lo era en aquella época, a la suerte de varas, banderillas y a la suerte suprema, extraído de “Gacetillas Taurinas” (Juan José Zaldívar / Carlos Serrano):

“La función última, que fue la cuarta de este año, ejecutada en la plaza propia de los Reales Hospitales el día (17-06-1793), se hizo con asistencia por mañana y tarde del Sr. Juan de Morales Guzmán y Tovar, Corregidor de esta Villa. Picaron los 6 toros de la mañana Juan López y Alfonso García Colmillo.

“El primer toro fue de la vacada de don Joseph Gijón, de Villarubia de los ojos de Guadiana; entró a 14 varas, y a 10 banderillas, no hirió caballos, y lo mató Pedro Romero a la primera estocada.El segundo toro fue de la vacada de D. Manuel Santos, vecino de la villa de Colmenar Viejo; entró a 13 varas, a 7 banderillas, mató dos caballos a la tercera vara, y a la quinta lastimó otros dos; le mató Joseph Romero a la quinta estocada. El tercer toro fue de la vacada fue de D. Francisco de Paula Marañón, del Alcázar de San Juan, entró levemente a 3 varas, y a 7 banderillas de fuego; lo mató Antonio Romero a la quinta estocada. El cuarto fue de Colmenar Viejo, entró a 15 varas, y a 6 banderillas; mató 3 caballos a la quinta, sexta y duodécima vara; lo mató Pedro Romero a la primera estocada.

“El quinto fue de Alcázar de San Juan; entró a 10 varas, 10 banderillas, y a la quinta vara mató un caballo y lastimó a otro. Joseph Romero lo mató a la primera estocada. El sexto fue de Joseph Gijón; entró a 14 varas, y a 7 banderillas; mató 3 caballos a la segunda, tercera y séptima vara, e hirió a otro caballo de muerte. Lo mató Pedro Romero a la primera estocada. En total 10 caballos muertos por la mañana.

“Por la tarde. Picaron a los cinco primeros toros Manuel Cañete y Miguel Pérez. El primer toro fue de D. Joseph Gijón; entró a 7 varas y 8 banderillas. Lo mató Pedro Romero a la primera estocada. El segundo fue de Colmenar Viejo; entró a 18 varas y a 10 banderillas, mató dos caballos a la segunda y duodécima vara, hirió otros dos, lo mató Joseph Romero a la primera estocada; saltó este toro la barrera cuatro veces. El tercero de Alcázar de San Juan, entró a 14 varas y a 6 banderillas; lo mató Antonio Romero a la primera estocada. El cuarto, de Colmenar Viejo, entró ligeramente a una vara y a 6 banderillas de fuego; lo mató Pedro Romero a la primera estocada. El quinto, de D. Joseph Gijón, entró a 10 varas y a 15 banderillas; lo mató Joseph Romero a la primera estocada.

“Los cinco toros siguiente –esa tarde se mataron 12 toros–, fueron picados por Pedro Ortega y Bartolomé Carmona. El sexto toro de D. Joseph Gijón entró a 17 varas y a 10 banderillas; hirió dos caballos, uno de ellos de muerte, matándolo Antonio Romero a la segunda estocada. El séptimo, de Alcázar de San Juan, entró a 16 varas y a 10 banderillas; a la cuarta y sexta varas remató a los dos caballos ya heridos. Lo mató Pedro Romero a la primera estocada. El octavo toro, de Colmenar Viejo, entró a 3 varas y a 7 banderillas de fuego; lo mató Joseph Romero a la primera estocada. 

“El noveno, de Alcázar de San Juan, entró a 11 varas y a 8 banderillas; lo mató Antonio Romero a la primera estocada. El décimo toro, de D. Joseph Gijón; entró a 13 varas y a 7 banderillas; mató dos caballos a la tercera y quinta vara, rematándolo Pedro Romero a la primera estocada. De los dos últimos toros, el undécimo, lo estoqueó Estrada; pero con motivo de haber caído, y haber sido herido gravemente, lo remató Joseph Romero“.