Editorial

Autenticidad

Por: Jorge Raúl Nacif – Director

Es una realidad innegable que el toreo en la actualidad, tanto en América como en Europa, sufre de una marcada estandarización en cuanto a los procedimientos y tendencias de los toreros en el redondel, escasa variedad que inserta el riesgo que la monotonía se haga presente.

“Hoy en día muchos toreros parecen hechos en troquel”, nos dijo hace no mucho el matador Antonio Vega durante una amena charla.

Es buen momento para que los toreros (póngase el saco a quien le quede) huyan de los estándares o de buscar copiar a sus compañeros, y se arriesguen a innovar, a ser diferentes y a ofrecer al los públicos una fiesta más diversa, pues bien dicen por ahí que “en la variedad está el gusto”.

Estoy cierto que la Fiesta ha caído en una monotonía alarmante y al ver a un torero parecía que ya veías a todos. En el toreo, al ser un ejercicio espiritual y sumamente personal, no cabe la copia. La autenticidad debiera ser un concepto ineludible dentro de los diferentes vaivenes que existen en el toreo. 

Estilos y conceptos pueden existir muchos, pero consideramos que lo más importante en el torero es lograr ser auténtico. Estamos seguros que es esto algo que los públicos agradecen.