Archivo histórico

Inicio del Siglo XX

Por: Jorge Nacif Mina – Foto: Archivo

Después de la intensa temporada de 1898 y 1899, en la plaza de toros de Bucareli, administrada por el empresario J. Ibáñez, y en la cual se presentaron los matadores Mazzantini y Lagartijillo lidiando toros de las ganaderías de “Santín, Atenco y San Diego de los Padres”, la Comisión del Ramo propuso que el Ayuntamiento de México “borrara de la lista de ganaderías de cartel aquellas que envíen toros que carezcan de condiciones de bravura que se requieren”

La solicitud anterior quedó plasmada en la reforma del artículo 52 del Reglamento de Corridas de Toros que se autorizó en Sesión de cabildo del 21 de enero de 1902 y publicada el 1° de febrero de ese año, quedando de a siguiente manera:

“Cuando en una corrida no dieren juego tres toros o mayor número, se impondrá a la empresa multa, conforme al art. 65 y, a moción del regidor que presida, el ayuntamiento borrará de la lista de ganaderías de cartel aquella a que los toros pertenezcan. La ganadería que, conforme á este artículo llegará a borrarse de la lista de las de cartel, podrá figurar nuevamente en dicha lista, siempre que se sujeten sus toros a los requisitos que establece la parte final de la fracción I del artículo. 48.”. México 1° de febrero de 1902.

Esta información se encuentra en el expediente 203 del volumen 857. Diversiones Públicas, del Fondo Histórico del Ayuntamiento de México del Archivo Histórico de la Ciudad de México.