Alamares

75 años de historias y pasión

Por: Raúl Reyes López

Amigos qué gusto volverlos a saludar en este espacio. Ante todo feliz año 2021, un año que ha iniciado complicado por la situación que se vive ante el Covid-19 que sigue fuerte y que tristemente se ha llevado a mucha gente querida del toro y fuera de él.

A todas las personas que leen esta columna y que lamentablemente han perdido a un ser querido, les mando un fuerte abrazo a la distancia y mis sentido pésame, sé muy bien que no es fácil, pues en mi caso han pasado 8 meses de la partida de mi papá, y ha sido complicado vivir con su ausencia, y solo nos queda seguir adelante, con todos los cuidados que se requieren para lidiar a este bicho; el uso correctamente del cubrebocas, gel antibacterial, lavado de manos, careta, guantes de látex y la sana distancia, son parte de nuestra protección, y no perder la Fe de que volveremos a la normalidad.

Bien, al toro que es una mona…

En próximos días, para ser más claros el 5 de febrero, se celebrará el 75 aniversario de la Plaza de Toros México, y a comparación de otros años, éste nos obliga a quedarnos en casa, pues la situación que vivimos, no solo nuestro país, sino en la mayor parte del mundo, es muy difícil, y por este motivo hay que estar en nuestro hogar.

No es cualquier fecha, es el cumpleaños 75 de la gran plaza. ¿Se imaginan cuantas paginas tiene escritas este escenario, y lo que ha vivido en este tiempo? Sólo para hacer mención ha habido broncas impresionantes como la de Lorenzo Garza en enero de 1947, llenos impresionantes, tanto en corridas como en novilladas, grandes despedidas emotivas, cornadas duras como la de “Joselillo” por el toro “Ovaciones” de Santín o la trágica caída del rejoneador Eduardo Funtanet por el toro “Recuerdo” de Cerro Viejo en 1997.

Son ya 129 los rabos cortados desde el primero que obtuvo Silverio Pérez a “Barba Azul” de Torrecilla, hasta llegar al del caballista Pablo Hermoso de Mendoza a “Tecojote” de Los Encinos. Al rey de la fiesta, el máximo protagonista, el toro bravo, ha recibido el reconocimiento a su gran lidia. Son 35 los indultos en el embudo de la colonia Noche Buena; desde “Muñeco” de Ernesto Cuevas por Luis Procuna, que por cierto murió en el ruedo, pues el llamado “Berrendito de San Juan” no se percató del perdón al burel. El último fue “Tocayo” de La Joya, por el hispano Antonio Ferrera en la pasada temporada. Y así podríamos seguir…

En este mismo espacio comentamos lo interesante que sería una corrida histórica con toreros que a lo largo de siete décadas han dejado una huella imborrable, en una labor titánica para rescatar el material de esos emocionantes acontecimientos. El año pasado se realizó un proyecto televisivo patrocinado por una importante marca cervecera al que llamaron “El Clásico con Historia”, un partido de 90 minutos armado con jugadas y grandes goles, que al paso del tiempo, fueron espectaculares entre el América y el Guadalajara, y en lo taurino sería apasionante ver imágenes de aquella magna inauguración, o grandes tardes que brindaron Silverio, Garza, Arruza, Procuna, “Manolete”, Capetillo, Rafael Rodríguez, “El Ranchero”, Paco Camino, Manolo Martínez, “El Niño de la Capea”, Jorge Gutiérrez, José Maria Manzanares, David Silveti, Miguel Espinosa “Armillita”, “El Pana”, Enrique Ponce, “Zotoluco”, Pablo Hermoso de Mendoza, José Tomás o “El Juli” por mencionar algunos nombres, que sin duda llenarían la retina de propios y también de extraños.

Y en verdad me estoy quedando corto, pues hay muchas vibrantes faenas que podrían proyectar.
Ahora estamos viviendo una época difícil, pero veo que sigue recalcitrante la afición por los toros, más allá de los oportunistas que desean acabar con la tradición con argumentos, que sinceramente están fuera de la realidad.

Lo importante es que a pesar de la pandemia, no debe pasar desapercibido el festejo, y veo que la empresa de la plaza planea algo similar, aunque habrá que esperar a que anuncien lo que presentarán el día 5.

Por último un servidor, junto el equipo de Divisa Films estamos preparando un reportaje digno para celebrar a la más bonita, ojalá sea de su agrado.

Por ahora, ¡qué viva la fiesta brava! Y todos a seguir cuidándonos, redoblando la seguridad en salud, pues pronto, si todo marcha bien, en lo menos pensado estaremos juntos en nuestro lugar favorito.